Próximo Partido

19 de mayo 2018 (Amistoso)


Talleres

Boca

PUNTO Y RAYA

Armisticio debatido entre siestas y fricción, con Silvio Trucco como centro de la acción. Boca marcó mal, y con dos hombres más, solo pudo un cabezazo de Tevez mantener al xeneize en la cabeza de la tabla

Un choque que marcó varios puntos débiles en ambos equipos, terminó siendo un reparto de puntos con el futbol ausente de la cancha. El gasómetro se preparó más para insultar a los ex Cuervos al servicio del visitante, y lo hicieron saber, junto con gritos xenófobos para los colombianos del xeneize. Clima muy rudo que se condimentó con un muy muy cuestionable desempeño de Silvio Trucco, que dejó pegar a mansalva en el cotejo, expulsó a dos jugadores locales en medio de muchas intervenciones anímicas, y protagonizó de más cuando dejó de sentenciar jugadas claves buscando compensar, en medio de las papas ardiendo.

La siesta la trajo el xeneize desde el camerino, y se mostró débilmente franco cuando, tras varios balones aéreos, rechazo frontal para derechazo de Botta que bate a Rossi sin oposición alguna de una defensa sin argumentos. Antes del minuto 5 empezando de atrás. A la hora de ganar distancia se encuentran con los de Biaggio parados de contra casi de inmediato, con pierna fuerte en mitad de cancha cortando la conducción y obligando a Pavón y a Cardona a jugar muy lejos del área rival. Guillermo erró la alineación, al no repetir el 11 vs Colón coloca a Pablo Pérez apurado y el saldo dio resentimiento de la lesión y cambio forzado. Psicológicamente Boca jugaba con marcador de 0-2 abajo y, tras la entrega de balón, decide empujar más que conducir el juego, transcurriendo minutos de posesión inconexa y carente de intención clara, disparos alejados de la puerta del ciclón y centros a la bartola. Recién cerrando el primer tiempo, un centro luego de un córner corto, encuentra a Tevez parado de 9 (cuando ya no lo era) y de cabeza bate a Navarro pegado al horizontal para colocar la paridad que no llegó a modificarse.
El complemento trajo a la palestra a un conjunto local firme en defensa pero esperando espacio y error, y Boca con la pelota, sin ideas y por muchos momentos sin actitud, sobredependiente de individualidades y disperso en el ataque, porque recordemos que el futbol se había ido del gasómetro hace bastantes minutos. Los “Truccos” de Silvio, el principal, no faltaron, en un partido muy caliente termina San Lorenzo con 2 hombres menos (Quiñón y Rojas) y después un cotejo cortado a cada minuto por acciones que parecían buscar mas compensación que reglamentación. Intrascendencia y un aroma a partido chato desbordó en el segundo tiempo, llevando a destacar las caras largas de los mellizos y las discusiones airadas de Biaggio. Quizás robándose esto algo de cámara para lo que venía… entran en recambio Emmanuel Más y Julio Buffarini a una cancha que los esperaba con el peor de los espectáculos, pero entraron a un Boca desordenado, sin ideas en colectivo y en ofensiva totalmente irresoluto. Volvió el clima de los “centros de mierda” que criticó Guillermo el año pasado. Partido para el olvido desde el juego, donde los cuervos, con lo que tenían en Coloccini, Caruzzo y Belluschi, hicieron ver que Boca, con este escenario, no pudo. El conjunto xeneize lució desesperado, sin control de sí mismo, y ante esto se vio como que “no quiso”.

Resultado y fecha que solo sirve para evaluar y luego recordar cómo pensar para no irse de bruces. Un punto y una raya en el calendario que, de ahora en más, será factor determinante. En los entrenamientos deberá haber otro reto contra los “centros de mierda” y jornada de doble turno para ejecutar estrategias y jugadas a balón parado, que tanto en ataque como en defensa son un talón de aquiles que quedó demasiado expuesto para todo el que quiera estudiar y entrenar cómo ganarle puntos a Boca. Se viene Temperley en casa, y quizás juegue Wanchope, para los que preguntan y especulan.
Seguirá especulando Guillermo?

Hay que jugar.

Gilberto Salinas – XDV

Deja un comentario