Próximo Partido

10 de diciembre de 2017 21:30 HS


Estudiantes

Boca

ACÁ ESTÁ EL CAMPEÓN

Después de la eliminación de Copa Argentina a manos de Rosario Central, Boca aprobó el examen frente a Chacarita, al que venció 1-0 con gol de Pavón. El equipo del Mellizo evidenció que también puede ganar con el overol puesto.

Fue un triunfo con más overol que juego. La prematura e inocente expulsión de Edwin Cardona hizo que Boca tuviese que dejar el frac de lado y calzarse el mameluco para ganarle a Chacarita. Con un futbolista menos desde los 16’, el equipo del Mellizo se vio obligado a laburarlo para achicar espacios y cerrarle los caminos a un adversario al que no se le cayó una idea en todo el partido. Porque eso fue Chacarita, un equipo previsible, sin aceleración en el mano a mano, sin rebeldía y carente de cambio de ritmo. Boca sacó a relucir su faceta de equipo trabajado, táctico, pensante y equilibrado para sostener la ventaja de una victoria parcial que jamás estuvo en peligro.
Boca había golpeado de entrada. Gago recuperó y tocó para Benedetto, quien asistió de primera con un pase al espacio para la tremenda corrida de un Pavón que solamente tuvo abrir el pie para colocarla junto al palo izquierdo de Pedro Fernández.

El comienzo altanero y el empuje de su gente hacia el arco del Funebrero para buscar más goles se detuvo con la infantil expulsión de Cardona. Al colombiano se le salió la cadena, cometió dos infracciones merecedoras de amonestación en menos de cinco minutos y dejó a su equipo con uno menos. A Boca no le quedó otra que rearmarse con un 4-4-1, con Cristian Pavón replegado sobre la derecha y dejando solo a Benedetto con la última línea del equipo dirigido por Walter Gastón Coyette.

Chacarita adelantó sus líneas, dispuso de campo y pelota pero le faltó animarse en el desequilibrio individual. No generó situaciones ni mucho menos. Boca fue disciplinado tácticamente. Barrios, el hombre relevo, tapó todos los huecos, Goltz y Magallán anularon a Protti y compañía y Peruzzi (más apto que Jara para pasar al ataque) jugó un redondeó un buen partido y Frank Fabra pasó con criterio cada vez que pudo. Pérez y Gago no entraron jamás en sintonía fina y el Xeneize dependió casi exclusivamente de las asociaciones a puro entendimiento de la dupla Pavón-Benedetto.

La expulsión de Mellado en el amanecer del complemento emparejó el pleito desde lo numérico y puso a Chacarita contra la espada y la pared. Guillermo apostó a mover el banco, Nahitan Nández le dio mayor ímpetu a cada intervención pero le faltó agregarle cierta dosis de claridad. En los últimos minutos, el Xeneize apostó a un juego no tan vertical y si más de tenencia para que los minutos pasaran y Néstor Pitana, de correcto arbitraje, marcara el final.

Boca volvió a ganar, metió cinco victorias al hilo y, tras quedar eliminado de la Copa Argentina, le tiró un mensaje a todos. “El campeón soy yo y será difícil que me saquen el título”.

Diego Bautista @Diego_Bautista

Deja un comentario