Próximo Partido

20 de mayol 2017 18:00


Boca

Newells

PROHIBIDO PERDER

NOTA DE OPINION: La derrota del domingo ante River en el Superclásico dejó al descubierto todas las falencias de un equipo, que a seis fechas de terminar el campeonato, se cae a pedazos. Los jugadores tuvieron una charla profunda con el cuerpo técnico antes del entrenamiento y se avecinan cambios en la defensa y el mediocampo ¿Alcanzará?

Parece tarde como para encontrar soluciones tácticas a largo plazo, sólo habrá parches que tratarán de tapar heridas que aún sangran en un equipo perdido en un laberinto que él sólo se inventó.

River le disparó tres veces a sangre fría a un equipo sin defensas, ni escudos y le arrancó la poca confianza que le quedaba. Las deficiencias individuales y colectivas, de los futbolistas y de la conducción, quedaron más expuestas que nunca y, por cómo se amontonaron los perseguidores, ya no parece haber margen de error y que Boca dependa de Boca no es ninguna garantía. Y si bien el superclásico no ponía en juego la punta, sí servía para dar un mensaje hacia afuera y también hacia adentro. De fortaleza, de confianza, de todo lo bueno. Una derrota, como la que se dio, provocaba todo lo contrario.

Las dudas son el peor enemigo que puede tener Boca en estas instancias. Las que se generan entre Gino Peruzzi y Santiago Vergini mirándose a ver quién de los dos tiene la culpa después de los dos goles convertidos por River. El tándem Pablo Pérez-Gago, con mucho juego pero con poca colaboración en la marca. Rodrigo Bentancur se salva porque ya no está: partió rumbo al Mundial Sub 20 de Corea y de allí se debe sumar a Juventus, su nuevo equipo; pero cuando quiso dar tranquilidad diciendo que va a volver para las últimas fechas, en las redes sociales pedían que no volviera.

La situación del lateral es alarmante, viene fallando desde hace casi un año. Sus errores provocaron derrotas y hasta eliminaciones impensadas desde aquella eliminatoria por Libertadores hasta Independiente Del Valle hasta hoy. Malas decisiones que terminaron en goles en contra ante Tigre, Atlético Tucumán, Rosario Central, Talleres de Córdoba, Patronato, River – en Núñez y en La Boca – le dieron al hincha varios dolores de cabeza y hasta provocaron que la diferencia entre el actual líder y sus perseguidores se haya achicado considerablemente. En el banco para reemplazarlo asoman Leonardo Jara, que tuvo sus chances y no rindió en ese sector y el juvenil Molina Lucero.

El otro apuntado, Santiago Vergini, tiene algo a favor: ninguno de sus potenciales reemplazos viene pidiendo un lugar. Es que Fernando Tobio está relegado y en junio se termina su préstamo. Perdió la titularidad y desde entonces jamás recuperó su nivel, ni siquiera en las prácticas. Las otras opciones son Lisandro Magallán (venía jugando en la Reserva pero una expulsión lo sacó por 4 fechas) o el chico Agustín Heredia, que aún no debutó en Primera. En el caso de Heredia y de Molina, estoy en condiciones de afirmar que no están dadas las condiciones como para exponerlos ante un clima tan hostil y cargado de nerviosismo como lo será el próximo Domingo ante Newell`s. La Bombonera cargada de ofuscamiento no soportará experimentos ni tolerará yerros. La hinchada no hará diferencias entre experimentados y juveniles. Menos cuando la punta está a punto de ser arrebatada. Durante el Superclásico, el murmullo de los hinchas de Boca afectó a los protagonistas y este domingo ante la Lepra, ya sin margen para dejar puntos en el camino, esto no puede repetirse. Otra caída derrumbará todo. Y Boca no se lo puede permitir.

Es el momento de dejar de lado las calenturas, los miedos y la ansiedad. Está prohibido perder. Sólo depende de Boca, Guillermo Barros Schelotto, su hermano Gustavo, el resto del cuerpo técnico y el plantel deben ser conscientes de ello. El hincha también. Ante Newell`s será la última oportunidad de demostrar que se está para pelear cosas importantes. Es hora de volver al triunfo, de ahuyentar fantasmas y remarla todos juntos. Los jugadores en la cancha y el hincha en las tribunas. La punta aún está en La Boca y de La Boca no se tiene que ir. Prohibido Perder.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12

Deja un comentario